¿A quien beneficia el control horario obligatorio?

 

La obligatoriedad de controlar las horas trabajadas mediante un registro diario, con carácter general, es una propuesta dentro de la reforma laboral que el Ministerio de trabajo ha anunciado el  gobierno a sindicatos y empresarios.

Lo que sabemos hasta ahora es que, la propuesta incluye la obligatoriedad de fichar en el trabajo, esto es, que obligará a las empresas a establecer un sistema de control horario para registrar la jornada, de modo que los trabajadores tendrán que fichar a la entrada y a la salida de su jornada laboral.

Desde que se ha hecho público que el Ministerio de trabajo ha enviado un nuevo borrador de la reforma a sindicatos y empresarios, la polémica está servida; en principio, los sindicatos lo ven como una medida positiva, y la patronal no se muestra muy de acuerdo con esta medida, veamos cuales son las razones que aporta cada uno:

Argumentos de los sindicatos a favor de la medida:

  • Sin un control de las horas trabajadas, es difícil que haya un control horario estricto, no se puede saber si un trabajador está “fuera de su horario de trabajo”, haciendo horas extra sin remunerar y cotizar por ellas.
  • El control de la jornada y de los horarios es “una medida fundamental” para poder controlar la contratación a tiempo parcial y para eliminar la contratación en ‘B’.
  • Este sistema ayudará también a la Inspección de Trabajo.
  • “No tiene ni pies ni cabeza que se proteste por el sobrecoste, porque todas las empresas tienen un sistema informático, lo que permite acabar con la impunidad”
  • “los empresarios tienen que saber que se ha acabado la barra libre y que es necesario que los trabajadores y las empresas sepan cuándo trabajan y cuándo no y en qué condiciones”

 


Argumentos de la patronal en contra de la propuesta:

  • Los empresarios consideran que “ya existen mecanismos de control horario”
  • Supone “un cambio hacia lo antiguo”,
  • Aumenta la burocracia y los costes empresariales,
  • Tiene “problemas reales de aplicación”,
  • Elimina las medidas de flexibilidad interna y de conciliación
  • Es “de muy difícil aplicación” para las pequeñas y medianas empresas.

¿Quién tiene razón respecto al control de horas trabajadas?

Pues, hasta que no se conozcan más detalles de la propuesta, será difícil conocer cuál es la realidad, en cualquier caso, y suponiendo que se aplique la lógica en la elaboración de esta normativa, sí que habría que aclarar algunos puntos al respecto:

 

Lo cierto es que esa propuesta no es más que la respuesta a una petición de la Inspección de Trabajo, ya que, (de acuerdo con algunas sentencias anteriores del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional,) si no se modifica el estatuto de los trabajadores, y se establece como obligatorio el control horario con carácter general, los inspectores no pueden exigir el horario de trabajo real, y sin este, es muy difícil poder demostrar la existencia de horas extra,o si se está incumpliendo el contrato.

 

¿Qué sería lo más lógico?, una propuesta que lograse acercar las posturas de de sindicatos, gobierno y patronal, o al menos, que cumpliera con la mayoría de sus exigencias:

 

¿Es necesario establecer un control del horario laboral de los trabajadores?

Si, es necesario para evitar fraudes, tanto por parte del trabajador, como por parte de la empresa. La información es necesaria para poder defenderse en cualquier caso.

¿Es necesario un control de accesos, mediante sistemas biométricos o lectores de huella dactilar?

No, no es necesario, salvo en los casos que lo exija la propia seguridad de la empresa, existen sistemas de control de presencia que evitan la suplantación de identidad a un nivel aceptable, y no necesitan de terminales físicos de alto coste.

 

¿Afectará esta ley a la flexibilidad laboral, a la conciliación familiar, al tele trabajo, a los contratos por tareas y proyectos, o a otras ventajas obtenidas en acuerdos por empresas y trabajadores?

Si no se exige la implantación de terminales de control, o a una máquina para fichar física, esta medida no tiene porqué afectar a ninguna de estas ventajas, y además se equipara  as los empleados que trabajan en una oficina o lugar determinado con aquellos que desarrollan su jornada de forma itinerante.

¿será esta medida efectiva en cuanto al fraude laboral?

Es difícil de aventurar, teniendo en cuenta que aún no conocemos los pormenores de la misma, si bien, aunque sólo sea como medida disuasoria para aquellos que no cumplen con la ley, seguro que tiene efectos positivos; lo que sí está claro es que al menos será una herramienta más para poder defenderse en caso de disputa

 

¿Será una medida difícil de implantar, especialmente para las pymes?

No necesariamente, porque ya existen en el mercado sistemas para controlar las horas trabajadas que no precisan de un desembolso económico considerable, se pueden usar en todo tipo de trabajos y horarios, y además aportan otras ventajas adicionales para la gestión de los recursos humanos.

 

En el caso del control de presencia Checkingjob, además de controlar las horas trabajadas permite:

  • la gestión de los cuadrantes de turnos
  • Solicitudes y gestión de las vacaciones,
  • solicitudes y gestión de permisos o cambios de turno
  • el control de servicios mínimos
  • Facilita la comunicación corporativa a través de comunicados y mensajería interna

Además incluye un módulo de planificación que permite la planificación y el control de tareas asignadas a clientes (si es necesario), lo que permite una mejor gestión del tiempo y muestra la información actualizada de la empresa en un sencillo informe que ayuda a tomar decisiones de negocio.

Si desean más información al respecto, pueden visitar Checkingjob.com o solicitar una prueba gratuita y sin compromiso, para comprobar su funcionamiento.

Control horario, ¿a quien beneficia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.